El blog de David Molina

Tu salón de bodas no es un Formula 1

1. Tu salón de bodas no es un Formula 1

El patrocinio es algo habitual en el deporte. Lo vemos en los coches de Formula 1, en los equipos de fútbol, en los de ciclismo… Con ello, las marcas pretenden conseguir mayor notoriedad a cambio de una importante suma de dinero para financiar sus proyectos, y así ganan ambas partes.

Tu salón de bodas no es un Formula 1

En ocasiones he encontrado salones de celebración con más publicidad que el coche de Fernando Alonso: decenas de enaras enrrollables rodean los distintos espacios anunciando todas las empresas que los novios han contratado. Pero la diferencia entre estas dos situaciones es enorme: a los pilotos y equipos de F1 les pagan por colocar sus anuncios. En una boda son los novios los que pagan a los proveedores, y lo hacen en función de sus posibilidades económicas. Y todas ellas deben ser tenidas en cuenta con un mínimo de respeto. Y es que no: tu salón de bodas no es un Formula 1, ni tampoco una feria de muestras.

tu salón de bodas no es un Formula 1

 

Un caso práctico (¡…y algo exagerado!)

Imaginemos a Margarita y a Luis Enrique. Llevan dos años preparando la boda, pendientes de mil cosas: el salón, el catering, la barra libre, el fotógrafo (eh, aquí estoy yo!), las invitaciones, el hotel… Al llegar al salón de celebración nos encontramos con la siguiente estampa:

  • Jamones Ataulfo Ordóñez está sirviendo uno de sus maravillosos jamones ibéricos. Detrás del cortador, aparece su logotipo sobre una enorme foto de 2 metros de ancho por 2 de alto, con sus simpáticos cerdos correteando por el campo. Quién sabe… Siendo retorcidos, ¡quizá los invitados estén devorando el jamón de alguno de nuestros amigos porcinos de la imagen!
  • La empresa de catering El Paladar Atrevido ha colocado también su logotipo, impreso sobre una fotografía panorámica de sus camareros en formación, que dan la sensación de que van a salir corriendo hacia los invitados como la hueste de William Wallace en la película Braveheart. En el resto del salón aparecen diez murales más, con algunos de sus platos estrella y eslóganes de lo más rimbombantes.
  • La empresa de sonido no puede ser menos. Kico Sound lleva meses viendo a sus colegas proveedores de servicios colocando estas maravillosas e imponentes vallas y no se ha podido resistir a encargar la suya propia. Además, su cartel es más visible que los demás porque ha añadido varios focos led de última generación que tintinean y dan un colorido oscilante a su anuncio.

Podría seguir así, con toda clase de servicios relacionados con la boda. Por suerte, la descripción que he hecho de este peculiar salón es ficticia, pero no se aleja demasiado de alguna realidad que he vivido.

Todas estas empresas quizá buscan notoriedad, ser recordadas, llamar la atención de esos invitados que ya están tomando notas para su futuros enlace. Una intención que es legítima, pero que desde mi punto de vista no está bien enfocada. ¿No deberíamos centrarnos todos en realizar el mejor trabajo posible, satisfacer con buena nota a los novios e invitados, y conseguir de esta manera que nos busquen? Los novios se casan una vez. Sus fotos son para toda la vida, y con ellas quieren recordar lo maravillosa que fue su celebración. Para eso no es necesario que aparezcan en sus fotos rodeados por piaras de cerdos pastando, ejércitos de camareros, o logotipos iluminados que sobreexponen las fotografías.

Es también la habilidad y la destreza del fotógrafo la que debe salir a relucir aquí, que desde su visor puede componer dejando al margen elementos que molestan en las imágenes. Pero cuantos más impactos gráficos se colocan en un salón, más limitadas estarán sus cualidades.

CONCLUSIONES

La pauta a seguir para los novios es bien sencilla: exige a todos tus proveedores que te muestren imágenes de las bodas en las que han trabajado, y pídeles que sean discretos en cuanto a mostrar todo este tipo de elementos. Estás en tu absoluto derecho de saber qué te vas a encontrar el día de tu boda.

Para los compañeros y proveedores de servicios también hay una lectura clara: más grande no es siempre mejor. Más llamativo tampoco. El esfuerzo y el trabajo constante da sus frutos, y os buscarán si el trabajo es bueno. Nunca está de más una referencia a vuestra imagen e identidad, pero no convirtáis la boda de vuestros (nuestros) clientes en escaparates.

 

Anterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR